miércoles, 23 de septiembre de 2015

Por un lado, deben alejar los transmisores de voz y datos de las áreas urbanas de Güemes y Quijano. Por otro, están obligadas por leyes a mantener las prestaciones con niveles de cobertura aceptables.

Ante reclamos de vecinos de General Güemes y Campo Quijano, jueces salteños de diferentes fueros emitieron fallos, de primera y segunda instancia, que ordenan retirar las antenas de telefonía móvil de las áreas pobladas de ambos municipios.
Tras las sentencias que dictaron el titular del Juzgado de Familia de Sexta Nominación, Daniel Canavoso; el juez federal Nº 1 de Salta, Julio Bavio, y la Cámara de Apelaciones de ese fuero se planteó un complejo escenario con interrogantes en los servicios de telefonía.
Por un lado, las empresas Personal, Claro y Movistar están conminadas a alejar de las áreas urbanas las bases del sistema de transmisión de voz y datos. Por otra parte, están obligadas por leyes nacionales a mantener niveles de cobertura aceptables en sus prestaciones.
Los expedientes judiciales se remontan a mayo de 2010, cuando vecinos de Güemes, encabezados por Beatriz Leonor Fenoglio, empezaron a manifestarse ante una elevada cantidad de enfermos y fallecidos por cáncer que asociaron, sin otras respuestas, con las antenas de telefonía.
Sin estudios científicos concluyentes sobre los efectos de las radiaciones no ionizantes en la salud, Bavio, Canavoso y los jueces de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta optaron por aplicar el principio precautorio incorporado por las leyes ambientales de la Nación y la Provincia.
Antes, frente a la misma falta de certezas, los concejos deliberantes de General Güemes y Campo Quijano habían resuelto imponer por ordenanzas una reubicación de las antenas de telefonía a 500 metros del casco urbano, en la ciudad del Valle de Siancas ubicada sobre la ruta nacional 34, y a 1.500 metros de la zona habitada, en la localidad del Valle de Lerma que atraviesa la ruta nacional 51.
Los fallos que salieron en los últimos meses de distintos tribunales ratificaron la vigencia de esas ordenanzas e impusieron plazos para relocalizar las infraestructuras.
El primer fallo
El primero en pronunciarse sobre las antenas de telefonía fue Bavio. En su fallo, del 20 de marzo de 2014, el juez federal rechazó acciones de inconstitucionalidad que habían sido interpuestas contra la ordenanza 299 de General Güemes y dejó abiertas las puertas para que las empresas acuerden con la administración de ese municipio un plazo prudencial para las reubicaciones, como prevé esa norma comunal.
El pasado 8 de junio la Cámara Federal denegó un recurso extraordinario que interpuso AMX Argentina (Claro) y confirmó el fallo de primera instancia. Beatriz Fenoglio manifestó que esa empresa es la que más renuente se muestra frente a las resoluciones judiciales. La vecina de Güemes señaló que representantes de Telecom Personal, con mejor disposición, se presentaron el 12 de agosto ante las autoridades municipales y expusieron su voluntad de acordar los términos de la reubicación.
En la Justicia ordinaria
En Campo Quijano las actuaciones judiciales se abrieron en diciembre de 2014, con un amparo colectivo que formuló la defensora oficial N§ 4, Natalia Buira.
El 4 de marzo, en el marco de esa acción, el juez de Familia de Sexta Nominación, Daniel Canavoso, ordenó reubicar las antenas en cumplimiento a la ordenanza 28, que aprobó el Concejo de ese municipio en 2013. El juez puso un plazo de 75 días, que venció el 30 de mayo, pero las antenas siguen donde estaban, mientras se espera un pronunciamiento de la Corte salteña sobre recursos con los que se apeló la resolución de Canavoso.
Propuesta de Personal
A partir del compromiso que asumió el 12 de agosto ante autoridades municipales de General Güemes, la empresa Telecom Personal comenzó a preparar una propuesta técnica para el traslado de la estructura soporte de antenas que tiene emplazada en calle Capitán Saravia 51.
Aunque no trascendieron detalles concretos de esa propuesta, fuentes confiables señalaron a El Tribuno que sería presentada antes de fin de mes.
El cambio de emplazamiento de esas instalaciones es uno de los puntos más delicados de los pasos que la Justicia Federal de Salta pidió consensuar en Güemes para evitar inconvenientes en los servicios de telefonía de la región.
Las estructuras, antenas y sistemas operativos instalados en Capitán Saravia 51 incluyen radiobases y radioenlaces de telefonía que conectan tanto a esa como a otras ciudades de la provincia con Tucumán. "La exigencia de clausurar o desmontar esas instalaciones destinadas al servicio público de telefonía fija y móvil puede afectar gravemente su normal prestación", puntualizó Telecom Personal ante el juez Bavio.
Rizoma multimedios digitales

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores