viernes, 11 de septiembre de 2015


Otro día compartido con CFK y Scioli
El ex presidente de Brasil visitó a Cristina Kirchner en la Casa Rosada. Con Daniel Scioli estuvo primero en el Congreso Internacional de Responsabilidad Social y después en la Universidad de La Matanza, donde recibió un Doctorado Honoris Causa.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el candidato del oficialismo a sucederla, Daniel Scioli, volvieron a compartir ayer agenda con el ex mandatario brasileño Luiz Lula da Silva, en el segundo día de visita en la Argentina. El líder del PT estuvo al mediodía la Casa Rosada, donde fue recibido por CFK, con quien compartió un almuerzo. Con Scioli, asistió por la mañana al Congreso Internacional de Responsabilidad Social (ver página 7) y a la tarde volvió a verlo en la Universidad de La Matanza, donde fue distinguido con un Doctorado Honoris Causa de esa casa de estudios.
Primero, Lula visitó a Fernández de Kirchner, poco después de la una, en la Casa de Gobierno. Luego de una breve reunión privada en el despacho presidencial, compartieron un almuerzo en el comedor oficial junto al secretario de Legal y Técnica y candidato a vicepresidente del Frente para la Victoria, Carlos Zannini; el jefe de Gabinete y candidato a gobernador bonaerense por ese espacio, Aníbal Fernández; el secretario general de la Presidencia, Eduardo de Pedro; y el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli. La sobremesa se extendió durante casi dos horas y continuó con una recorrida por el Museo del Bicentenario, junto a Zannini y De Pedro.
Por la tarde, Da Silva se dirigió a la Universidad Nacional de La Matanza, donde fue distinguido con el Doctorado Honoris Causa, la máxima distinción entregada por esta institución, que sólo se les otorgó a seis personas en un cuarto de siglo de historia. También le entregó el mismo título la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo.
Del acto participaron el intendente de ese partido bonaerense y titular del PJ provincial, Fernando Espinoza; el rector de la Unlam, Daniel Martínez; el de la UMET, Nicolás Trotta; el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus; el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el senador nacional Juan Manuel Abal Medina; el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto; y el legislador porteño Jorge Taiana, entre otros.
Allí, Scioli agradeció la presencia de Lula, a quien calificó como un “hombre de valor, de determinación, de convicciones” y “un emprendedor de la vida” y dijo que es necesario aprender de “las reflexiones de un hombre que tiene la autoridad” de “no sólo un gran presidente sino también un gran ex presidente y que seguramente va a volver a ser presidente de Brasil”.
En tono de campaña, el candidato se comprometió a “trabajar incansablemente para lograr cada vez más integración y complementación entre los dos países, porque unidos son más fuertes”. Para eso, prometió “profundizar políticas universitarias” en común “y fundamentalmente integrar cada vez más la materia prima, la materia gris, el conocimiento, la ciencia y la tecnología” para seguir el trabajo iniciado por Lula y el ex presidente Néstor Kirchner, que “pusieron a los dos países en la senda de la reindustrialización, de un fuerte mercado interno y de la distribución del ingreso”.
Por eso, Scioli instó a “los jóvenes, los estudiantes” a “avanzar por la agenda de la integración” y a que “en este momento de incertidumbre global” se fortalezca “lo local, que es Argentina, el Mercosur, Brasil y la patria grande” para que no solamente ganen “los más humildes y los trabajadores” sino también “la clase media y los empresarios” nacionales. “Si nos quieren enfrentar, si nos quieren dividir, es para subordinarnos”, agregó.
“Lula marcó un camino en la integración de las universidades con un criterio social, con un perfil productivo, con todo lo que él ha generado para una recuperación del trabajo, de la clase media. Es un hombre de valores, con determinación, con convicciones, un emprendedor de la vida que tiene claridad en la relación Brasil-Argentina y marca un camino de integración con criterios sociales de recuperación del trabajo y de la clase media”, concluyó.
En tanto, Lula, al recibir los títulos honoríficos, bregó por “una nueva América Latina consolidada, con más universidades para todos”, dijo que cuando se trata de educación “no se puede hablar de gastos sino de inversión” y recordó que él, que no concluyó su educación básica, fue el presidente brasileño que más universidades públicas creó en su mandato. Fueron catorce casas de estudio en ocho años.
“Hubo una época en la que cuando un niño nacía, dependiendo de la cuna en que nacía, se sabía desde el principio si iría a la universidad o se quedaría en el primario”, dijo Lula, quien destacó la extracción obrera de la mayoría de los estudiantes de la Universidad de La Matanza.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores