sábado, 24 de octubre de 2015

En la cultura popular la esperanza de ganar la quiniela es casi una necesidad, jugar diez pesos para ganar miles, ilusiones de pobres. En esa cultura, el que sueña con un muerto que habla, le juega al 48 y al revés al 84, en redoblona,  que es soñar con iglesias.

Un muerto que habla desde el atrio de la Iglesia y está en el cajón, como dicen ahora, en el “horno”.
Urtubey parecía el héroe que terminaría con el neoliberalismo de Romero, terminó siendo un villano y socio de Juan Carlos, ocultamente, por supuesto. Todos los funcionarios que fueron parte del gobierno anterior, son hoy ministros, secretarios de estado, jueces, etc. Son esos que en campaña, Juan Manuel prometió meterlos presos por ladrones.
El actual gobernador, parecía inteligente, terminó comprometido con los Estados Unidos, la OTAN, la Alianza para el Pacífico, el ALCA y el Zicosur. Ahora que el país debe cumplir los 20 puntos firmados con Rusia, los acuerdos con China, que ya nos prestó plata, y la unidad de América del Sur, bajo la presidencia del compañero Scioli.
Justo ahora que la OTAN ataca los hospitales de los Médicos sin Fronteras en Afganistán, cuando la Alianza para el Pacífico perderá a Colombia y Perú, justo ahora que el ALCA y el tratado para el pacífico, es solo una neblina, y el Zicosur otro 48.
Parecía nacional y terminó diciendo que le paguemos a los fondos buitres, lógico, por su tío El Banquero. Parecía popular y terminó siendo socio de Britos, el dueño del BANCO MACRO, y cobrando en negro, como los pobres.
Parecía un “Macho Cabrio”, tan lindo que la mayoría de las mujeres lo votaron. Parecía el sueño y la fantasía de ciento de miles de mujeres.   Pasó rápidamente de joven maravilla a mariposa, traicionera.
Parecía honesto, se robó la ruta 54, mil millones de pesos, y el crédito en dólares lo manejó el  BANCO MACRO, por afuera del circuito legal. Se robó el presupuesto de Acción Social y Derechos Humanos, vende prótesis para los hospitales, ese es el sex-symbol de Salta.
Recién ahora reclama los 400 millones que le debe Cristina, ocho años después, seguramente por el circuito que armó en Aguas de Salta, para robárselo. La cantidad de agua potable en toda la provincia bajó, la calidad también, hay virus contagiosos en el agua, conozco a los fallecidos en Tartagal, mi concuñada en Embarcación y mi sobrina va por la tercera operación. El virus ataca el pancrea, pancreatitis.
En la Casa Rosada aún resuenan las palabras: “Ese no será nada, ni siquiera gobernador, Urtubey está muerto, muerto políticamente.
Parecía sincero y sin ceros, era mentira, todo era mentira.
Urtubey es el 48, un muerto político que habla de política.
Víctor Hugo Elías
D.N.I. 10.663.694

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores