lunes, 21 de diciembre de 2015

En solo siete días el actual Presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, le ha robado a la clase media, a los trabajadores, los jubilados y pensionados y a los planes sociales, más del cuarenta % de sus ingresos.

Sin ser Contador Nacional Público ni Economista, me doy cuenta que la masa salarial de la República Argentina es de 6 millones de trabajadores, con sueldos nacionales promedio de mil dólares, unos $10.000.
Seis millones de trabajadores por mil dólares, es algo así como seis mil millones de dólares, el cuarenta por ciento serían dos mil cuatrocientos millones, ese es el robo del siglo.
El apellido Macri, que tanto defendió y cuidó el bandido de su padre estará, sin lugar a dudas, en la historia de la humanidad, en el libro Guines. El robo de Tokapi, las obras de arte y el oro en España por parte de los Nazis, el asalto al tren postal, el banco Rio, todos serán robos menores.
Seguramente distribuirá entre los CEOS de las empresas extranjeras, los que pagarán su coima, por permitirle enviar las utilidades a sus casas centrales en el exterior.
Pagarán su coima también los exportadores, y las cadenas de supermercados.
Macri tiene además la garantía de los ladrones gobernadores disfrazados de peronistas. Respecto de la representación gremial, de las 3 CGT, que Moyano vea que hace, y que los otros dos se expresen, no vaya a ser que también hayan traicionado.
Macri le robó la República a los Radicales, nombrando de prepo, como los Militares, como Roca, a dos jueces de la corte. Además los impuestos y contribuciones de los ciudadanos deben ser tratados por las cámaras legislativas. El fin de las retenciones puede ser una gran mentira, si los diputados y senadores no lo aprueban.
Macri se robó la Cancillería Argentina y se la entregó a la Central de Inteligencia Americana. Se robó también la deuda inter organismos y la transformará en DEUDA EXTERNA.
Macri le robó la alegría al Niño Dios, los cohetes de fin de año y el regalo de reyes de los pibes. Solo resta confrontarlo, echarlo como a De la Rua.
Cuando Macri se vaya, los argentinos tendremos una deuda externa que habrá aumentado en 15.000 millones de dólares, y la pagaremos nosotros.
Macri se robó las fábricas que cerrarán con sus libres importaciones, se robó además el empleo de millones de argentinos que quedarán desocupados.
Macri no es un empresario, no es un político, es solo un ladrón, un gato.
Patricia Bullrich debería aprovechar la emergencia de seguridad para encarcelarlo, junto a  los otros gatos que aún quedan en el gobierno, como algunos gobernadores que se dicen peronistas y algunos jueces cómplices también.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores