jueves, 28 de enero de 2016

Gonzalo Quilodrán, José Vilariño, Liliana Mazzone y la macrista Maria Pace, fueron designados funcionarios de la Casa de Salta, delegación del gobierno de la provincia en Capital Federal.

Dice la Real Academia Gallega (RAE) que en paises como Uruguay y Paraguay se utiliza el término "conchabo" para denominar al "trabajo de servicio doméstico de caracter temporal". Solo en esa definición podemos decir que a Gonzalo Quilodrán le quedaría bien seguir trabajando de "Servicio", puesto que aún mantiene relaciones con la Secretaría de Inteligencia del Estado, ex SIDE. De allí Quilodrán, mejor dicho Gramogran, se hacía buscar por amigos, cuando pasaba los 29 de cada mes a cobrar los entonces 8 mil pesos.
Gramogran tenía la función de ser buchoncito de poca monta del organismo, lo que se denomina "halconcito", nunca podría ser oficial de inteligencia, porque para eso, hay que preparse y tener algo de inteligencia.
A esta altura, y sabiendo de los imnumerables conchabos cedidos por su "amigote" Juan, no sabemos si "halconcito" está referido a la cargada popular "come palomitas y debes en cuando pajaritos".
Más allá de las cargadas, Quilodrán tuvo muchos cargos y no hizo nada bueno por la gente, un verdadero cero a la izquierda, Solo robó, a través de la fundación de su mujer Pamela Eleonora Ares 150 mil pesos por mes del ministerio de Derechos Humanos de Salta, gestión Marianela Cansino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores