jueves, 18 de febrero de 2016

Corría el  año 1989, había trabajado para Menem por orden de mi querido compañero Alberto Conca y Julio Mera Figueroa, los intendentes de Hernán Cornejo habían jugado con Cafiero en la interna del PJ, al igual que Roberto Romero y todo el poder en Salta.

Julio Mera me pidió que llevara a todos los intendentes a una reunión con Menem, obsecuentes como siempre, necesitaban pedirle permiso al entonces Senador Juan Carlos Romero.
Romero vivo, lo hizo pasar a Pancho Cornejo y a mí, los intendentes esperaban afuera de su oficina en el Senado de la Nación. Sobre el escritorio tenía un libro que decía: “Informe anual”, era  sobre los bancos privados en la República Argentina”, ABAPRA.
Tomé el libro entre mis manos y Romero me lo arrebató, me dijo con voz socarrona, él es mi secretario. Romero se burlaba de mí, Britos ya era dueño del grupo Macro, era además presidente de la Asociación de Bancos Privados de la República Argentina, ABAPRA.
Charlamos sobre la nueva situación política, la revolución productiva de Menem y me fui descorazonado, engañado, sufriente.
No pasaría mucho tiempo para que me diera cuenta que todas las empresas del estado nacional y salteño pasarían a manos privadas. Los gobernadores de la liga peronista se robarían todo, absolutamente todo.
Jorge Britos se hizo conocido con los Printicos, una herencia de la dictadura del Capitán Ulloa, continuada por Hernán Cornejo y concretada por Juan Carlos Romero, al igual que la privatización del Banco Provincial de Salta.
Romero en su condición de Gobernador, concretó el proyecto de Roberto Guzmán, (ministro de economía de Ulloa y después secretario privado de Cantarero), poniendo en venta el derecho de suscripción de acciones del Banco Provincial de Salta. No licitó el Banco, un artilugio.
En el mes de febrero de 1996, hace 20 años, Romero le entregó el Banco Provincial de Salta a Jorge Britos por la módica suma de 100.000 dólares, el banco estaba valuado en 200 millones de dólares, sin contar el residual que se vendió por otra parte y fue manejado por Nelson Montoya.
Poco tiempo después el Gobernador le cedió a Britos  el privilegio de ser el único agente financiero de la provincia por el término de diez años, con lo que se aseguró el manejo de todos los recursos del gobierno de Salta. El banco no se obligaba a ninguna contraprestación con el estado.
Antes de concluir su gestión, Romero le otorgó otros diez años de exclusividad gratis.
Actualmente el Banco Macro maneja más de 70.000 millones de pesos de todos los salteños, 40.000 del estado y el resto privado, tiene cautivos con tarjetas de créditos y cuentas corriente alrededor de 80.000 empleados públicos y les cobra tasas usurarias que llegan al 63% anual.
El Macro también maneja los presupuestos de todos los municipios, las recaudaciones de Edesa, Gasnor, Aguas de Salta, impuestos provinciales y municipales, transferencias nacionales e internacionales.
Las consultoras más conservadoras calculan la rentabilidad anual del Banco Macro en unos 30.000 millones de pesos, con lo cual es más poderoso que cualquier gobierno o partido político, Britos impone los diputados nacionales y los ministros de economía, no solo en el gobierno provincial, también impone en las municipalides.
Si dividiéramos la rentabilidad del Banco Macro que es en realidad de todos los salteños, podríamos conformar un piso de $5.000 para todas y cada una de las de las familias salteñas. Desde los más ricos a los más pobres, todos los meses del año.
Para modificar la arquitectura y la ingeniería financiera de la provincia de Salta, solo necesitamos lograr la mayoría en diputados y senadores, la ley del despojo por una nueva ley que recupere las propiedades de los salteños.
Una ley que restituya los bienes del estado al estado salteño, que somos todos nosotros. Para que dejen de robarnos, para que termine la usura y el abuso del Banco Macro.
El gobierno actual le paga 200 millones de pesos para que el Banco Macro maneje los 40.000 millones de la provincia, en Santa Fe Britos le paga al gobierno por igual trámite.
No hay crisis económica en Salta, solo hay cuatro ladrones que nos roban todo.
Víctor Hugo Elías
D.N.I. 10.663.694

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores