jueves, 24 de marzo de 2016

LAS CHICAS BULLRICH Y ACOSTA, EN LA SELVA CAMBIAN VESTUARIOS Y CONVICCIONES
El look llamativo elegido por la Ministra de Seguridad de la Nación hizo que su paso por la frontera norte de Salta no fuese desapercibido.

Llegada a nuestra provincia y en teoría, abocada a la lucha contra el narcotráfico, todavía es incierto el objetivo de la visita de la funcionaria que continúa con el discurso de combatir el flagelo de la circulación de estupefacientes que ya lleva más de 30 años.
En este marco, lo que provocó la reacción inmediata en la opinión pública fue la elección de su vestuario. Ataviada con ropajes propios de las expediciones selváticas, la ministra dejó al descubierto cierto narcisismo que describe sus comportamientos verbales tan poco amigables.
Mimetizada con quienes se internan en paisajes agrestes por largas horas y jornadas, Bullrich quiso dar un mensaje de trabajadora acostumbrada a los menesteres del peligro.
Pero en cambio, logró que su imagen provocara el enojo y la ironía de quienes vieron su foto poco acorde en el norte, con la vestimenta de quien fuera su edecana.
Es así que la ex concejal Amelia “Melita” Acosta de la ciudad de Orán, tenía un vestido estilo Jackie que se contraponía con el traje estilo Indiana Jones de la ministra. Ambas caminaban por el mismo contexto paisajístico, sin embargo parecía que la adecuación a él, le resultaba diferente en cuanto al estilo y a la moda.
La actitud de Bullrich bien podría haber sido tomada como una ofensa por los pobladores locales, ya que la funcionaria incursionó por la zona como si fuese el agreste lugar de la barbarie.
En tanto, Acosta, la acompañaba luciendo hasta zapatos con tacos elevados, provocando un contraste donde ambas eran disonantes con el entorno.
Claro que la ex concejal de Orán posee otros estímulos para acompañar a la Ministro ya que es una émula y alumna ejemplar de la Bullrich en su derrotero político.
La funcionaria nacional, es bien sabido que participó de tantos partidos como le dieran lugar para una postulación, desde el PJ, la Coalición Cívica hasta el Pro, demostrando que las convicciones no ocupan un lugar importante en su práctica política.
De igual modo, Amalia “Melita” Acosta accedió a una banca en el Concejo Deliberante de la ciudad de Orán encolumnada en el Movimiento Evita, con su manifiesto apoyo a la entonces presidenta Cristina Kirchner. Pero como dice el refrán tan lamentable de seguir, a rey muerto, rey puesto, la del vestido corto decidió pasarse raudamente a las filas del Pro para erigirse como su máxima referente en la zona.
Por eso es que a pesar de elegir vestuarios demodé y antagónicos, ambas mujeres comparten el objetivo inflexible de llegar al poder con convicciones e ideas muy flexibles.
www.vernoticias.com.ar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores