martes, 8 de marzo de 2016

Durante el gobierno anterior, el ejecutivo nacional privilegió la distribución federal de los recursos y por ello las remesas llegaban directamente a los municipios para evitar las intermediaciones de las gestiones provinciales que en muchas oportunidades usaban ese dinero a discreción.

Así en nuestra provincia, los intendentes contaron con un presupuesto que debía ser destinado a las necesidades de las localidades que administraban.
Y allí es donde todo se ata y desemboca en el nudo gordiano. Muchas de esas intendencias tienen una población mediana en magnitud, por lo que solo conociendo las funciones básicas de las matemáticas y siendo administrador de una casa, es evidente que con más presupuesto, las acciones destinadas al pueblo deben incrementarse.
Sin embargo, parece que lo que aumentó en algunos casos, es el bolsillo sin fondo de los jefes comunales y no los beneficios hacia los ciudadanos.
En medio de “tratados” políticos de cierta data, ciertos intendentes vienen arrastrando las denuncias que pesan en su contra sin hacer efectiva la condena judicial que los lleve tras las rejas como cualquier hijo de vecino que comete un delito.
La noticia relevante de la jornada es el próximo juicio político al que será sometido Osvaldo García, intendente de Coronel Moldes por malversación de fondos, causas que se multiplican en otros municipios.
Sergio Topo Ramos es otro de los ex intendentes que tiene una larga trayectoria de denuncias y que abandonó el municipio con deudas a prestadores de servicio, siendo hoy objeto de una nueva acusación por parte del jefe comunal actual de un desfalco por más de dos millones de pesos.
Igual destino corría el ex mandatario de Cerrillos, Rubén Corimayo, rodeado por sus supuestos casos de corrupción presupuestaria.
Poblaciones representativas de nuestra provincia, con aires de pueblos tranquilos y gente trabajadora, debe cargar con el peso de que sus administradores de la “justicia social” y el beneficio colectivo, elijan abultar sus patrimonios a costa del empobrecimiento popular.
A los ciudadanos les resta esperar, que aparezca un Alejandro Mago para cortar el nudo gordiano, pueda que así, los pueblos cuenten con intendentes que tengan la nobleza de ejercer su función ciudadana sin mirar sus bolsillos.
vernoticias.com.ar


0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores