lunes, 26 de diciembre de 2016

El ministro de Hacienda y Finanzas debió retirarse después de una gestión sin logros.


Los más gruesos errores de Alfonso Prat Gay como ministro de Hacienda y Finanzas fueron los que decidieron a Mauricio Macri para que lo remueva de sus funciones y le quite aún más poder a la cartera. El economista le realizó muchas promesas al Presidente, pero no pudo cumplir con ninguna.
La primera falta del ex JP Morgan se dio con los fondos buitre. Prat Gay directamente no negoció con los holdouts, sino que les pagó lo que le reclamaban al juez Thomas Griesa, pero con leves quitas en los punitorios. Así, dejó en el olvido la reestructuración de deuda que había conducido Guillermo Nielsen en 2005, cuando consiguió un recorte del 70% de la deuda pública.
A pocos días de asumir, el hasta esta semana ministro de Hacienda levantó el cepo cambiario y avaló una devaluación abruptamente el tipo de cambio. Esa disparada del dólar se trasladó a precios casi en lo inmediato, pese a que el economista aseguró en campaña que los productos se manejaban por la cotización del blue y no del oficial.
El manejo del déficit fiscal fue el más sencillo de prever por Cambiemos, pero con un manejo deplorable. Prat Gay sabía antes de asumir que las cuentas del sector público no eran las que deseaban, pero en lugar de conseguir una reducción gradual del rojo como prometió, lo incrementó a un nivel que llegará a ser récord en diciembre.
Esto sólo lo intentó sanear con el endeudamiento externo masivo, lo que elevó el pasivo en nada menos que U$S 55.000 millones en un año. El triunfo de Donald Trump en Estados Unidos subió la tasa de interés internacional, por lo que el mercado financiero internacional se vuelve hostil a partir de 2017. Continuar con esa política hubiera significado un problema de deuda nada despreciable en el corto plazo.
La inflación podría considerarse la piedra en el zapato del mandamás del Palacio de Hacienda. Si bien en 2015 Argentina sufrió un alza de precios peligrosa, superior al 30%, la actual gestión no hizo más que foguearla y llevarla al 45%. Todas las políticas económicas intentaron apagar el consumo, pero aún así no consiguieron ver que empresas marcan los precios y actúan independientes de la demanda.
Pese a todo, el cargo Prat Gay lo apostó al resultado del blanqueo de capitales. De acuerdo a cifras que le revelaron a El Destape funcionarios de Hacienda, apuntó a traer U$S 100.000 millones, mientras que ahora actualizó el objetivo a tan sólo U$S 50.000 millones.
La conjunción de errores en el análisis y en la proyección del comportamiento de la economía llevó a que Macri decida apartar al economista y dividir su ministerio aún más, en el de Finanzas por un lado y el de Hacienda por otro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores