jueves, 6 de abril de 2017

Ingeniería del engaño
Los dos millonarios dirigentes del Partido para la Victoria, devenidos ahora en sojeros, dan explicaciones poco creíbles en Buenos Aires y preparan aquí la traición a Cristina.


Bajo la conducción política del "gobernador privatizador" Juan Carlos Romero, el frente oficialista se prepara para ofrendarle tres diputados nacionales al presidente Macri.

Romero confirmó su excelente relación con el actual gobierno provincial, impulsó al intendente capitalino y mandó al banco de suplentes a Isa y Godoy, todo en el programa Agenda Abierta. Quedó claro que la conducción del macrismo en Salta la tiene él.
Leavy y Vilariño confirmaron su pertenencia a éste frente único y su apoyo incondicional al frente gubernativo, los que a su vez expresaron públicamente su apoyo a Mauricio Macri.
El único problema que surge de sus propias encuestas es Cristina Kirchner, quién tendría en Salta una intención de voto cercana al 50%, y no votarían al frente oficialista el 60% de la población.
La ingeniería del engaño consistiría en mantener el Partido para la Victoria y el Frente Grande, evitando así la aparición de nuevos dirigentes K, para ello Vilariño y Leavy realizan permanentes contactos con Máximo Kirchner y Larroque por un lado, y por el otro con Secco del Frente Grande.
El Frente para la Victoria llevaría el último candidato del Frente Único gubernativo o en su defecto saldrían solos y jugarían a menos, permitiendo así el triunfo del Macrismo en Salta.
Evitar que el pueblo tenga una expresión partidaria para las próximas elecciones es la tarea más importante para el Frente Macrista, en eso andan el Intendente de Tartagal y el ex diputado Vilariño.
La Ingeniería del engaño da más réditos económicos que la defensa de los intereses populares.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores