viernes, 23 de junio de 2017

El ex secretario de Seguridad Gustavo Ferraris, negó haber autorizado el uso de bienes del Estado, haciendo la aclaración, que se entiende por bienes del Estado, aquellos que la Provincia adquiere.


Esta es una de las nueve respuestas que el ex secretario de la Gobernación de Seguridad, envió al Tribunal Oral Federal de Salta, Sala I, integrado por la jueza Liliana Snopek.
Hoy la audiencia fue citada para las 10:30 y según la magistrada, de no existir una suerte de repreguntas sobre lo que respondió Ferraris, se debería dar lectura a los alegatos.
Ferraris, respondió por escrito su testimonial, habiéndose acogido a esa posibilidad por ser auditor de la Provincia, cargo que le otorga las inmunidades de un juez provincial.
Así las defensas que ejercen Santiago Pedroza, y María Gabriela Martínez, y el fiscal Carlos Amad, efectuaron su interrogatorio, el que fue respondido y se entregaron a las partes, para que las analicen y puedan o bien repreguntar o dar por finalizado el acto.
El cuestionario del pliego
El cuestionario está conformado por nueve preguntas, entre las que figuran si conocía a los acusados Hugo Liendro y Natalia Otero. Respondió que sí, "a Liendro porque conformaba las filas policiales y durante mi gestión fue nombrado jefe de Policía y a Natalia Otero por su actividad periodística, por cuyo motivo hemos mantenido entrevistas sobre la institución policial".
Posteriormente nada dice sobre los trabajos sociales que tanto Otero como la otra testigo, Celina Ferreira, dijeron se cumplieron bajo el conocimiento de Ferraris.
"El trato que tuve con Otero se limitó a entrevistas y conversaciones periodísticas sobre asuntos atinentes a la problemática policial. A más de diez años, no recuerdo ningún tema puntual de esas conversaciones", sostiene Ferraris.
En el punto 6 se le consulta sobre -si en ejercicio de su función pública autorizó el uso de bienes del Estado- negó tales acciones.
Su respuesta textual fue "en los términos en los que está efectuada la pregunta no he autorizado la utilización de bienes estatales. Entendiendo por bienes estatales, los que tanto la Provincia como la institución policial, ambas en el ámbito de sus facultades legales y presupuestarias, debo señalar que para su uso no se requería autorización, por parte de la autoridad gubernamental".
Más adelante continúa diciendo que "el uso de los bienes del Estado se deriva de su titularidad dominal y no de una autorización -más adelante continúa diciendo- los bienes que la Policía incorporaba al patrimonio, no requerían de autorización, siendo la propia institución policial através de su departamento Logística la encargada del mantenimiento y cuidado de los bienes de la institución".
Se entendería que el uso dependiera de la autoridad del Jefe de Policía. Sin embargo en la primera audiencia la hoy comisario Liliana Viveros, que actualmente está en Valle de Lerma, sostuvo que en aquella época, ella se de-sempeñaba en la Brigada de Investigaciones, los autos en causas judiciales, sólo podían ser autorizados por un juez para su uso.
También existen varias fotocopias, con sello y firma de escribano, de credenciales que tiene la firma del propio Ferraris. Continuando con el cuestionario Ferraris, señala desconocer porqué Otero lo menciona como intermediario, en la entrega del auto, que inició la causa, negando haber visto la autorización que se le mostró.
En esta causa están imputados Hugo Liendro, ex jefe de Policía, por peculado y Natalia Otero, periodista por partícipe necesario para la comisión del delito.
La mujer dijo haber recibido el auto en cuestión, Peugeot 206, secuestrado por la Policía por falta de documentación, de manos de Ferraris, para la realización de trabajos solidarios. Esto fue ratificado por una testigo en el TOF.
El ex secretario de Seguridad Gustavo Ferraris, negó haber autorizado el uso de bienes del Estado, haciendo la aclaración, que se entiende por bienes del Estado, aquellos que la Provincia adquiere.

Esta es una de las nueve respuestas que el ex secretario de la Gobernación de Seguridad, envió al Tribunal Oral Federal de Salta, Sala I, integrado por la jueza Liliana Snopek.
Hoy la audiencia fue citada para las 10:30 y según la magistrada, de no existir una suerte de repreguntas sobre lo que respondió Ferraris, se debería dar lectura a los alegatos.
Ferraris, respondió por escrito su testimonial, habiéndose acogido a esa posibilidad por ser auditor de la Provincia, cargo que le otorga las inmunidades de un juez provincial.
Así las defensas que ejercen Santiago Pedroza, y María Gabriela Martínez, y el fiscal Carlos Amad, efectuaron su interrogatorio, el que fue respondido y se entregaron a las partes, para que las analicen y puedan o bien repreguntar o dar por finalizado el acto.
El cuestionario del pliego
El cuestionario está conformado por nueve preguntas, entre las que figuran si conocía a los acusados Hugo Liendro y Natalia Otero. Respondió que sí, "a Liendro porque conformaba las filas policiales y durante mi gestión fue nombrado jefe de Policía y a Natalia Otero por su actividad periodística, por cuyo motivo hemos mantenido entrevistas sobre la institución policial".
Posteriormente nada dice sobre los trabajos sociales que tanto Otero como la otra testigo, Celina Ferreira, dijeron se cumplieron bajo el conocimiento de Ferraris.
"El trato que tuve con Otero se limitó a entrevistas y conversaciones periodísticas sobre asuntos atinentes a la problemática policial. A más de diez años, no recuerdo ningún tema puntual de esas conversaciones", sostiene Ferraris.
En el punto 6 se le consulta sobre -si en ejercicio de su función pública autorizó el uso de bienes del Estado- negó tales acciones.
Su respuesta textual fue "en los términos en los que está efectuada la pregunta no he autorizado la utilización de bienes estatales. Entendiendo por bienes estatales, los que tanto la Provincia como la institución policial, ambas en el ámbito de sus facultades legales y presupuestarias, debo señalar que para su uso no se requería autorización, por parte de la autoridad gubernamental".
Más adelante continúa diciendo que "el uso de los bienes del Estado se deriva de su titularidad dominal y no de una autorización -más adelante continúa diciendo- los bienes que la Policía incorporaba al patrimonio, no requerían de autorización, siendo la propia institución policial através de su departamento Logística la encargada del mantenimiento y cuidado de los bienes de la institución".
Se entendería que el uso dependiera de la autoridad del Jefe de Policía. Sin embargo en la primera audiencia la hoy comisario Liliana Viveros, que actualmente está en Valle de Lerma, sostuvo que en aquella época, ella se de-sempeñaba en la Brigada de Investigaciones, los autos en causas judiciales, sólo podían ser autorizados por un juez para su uso.
También existen varias fotocopias, con sello y firma de escribano, de credenciales que tiene la firma del propio Ferraris. Continuando con el cuestionario Ferraris, señala desconocer porqué Otero lo menciona como intermediario, en la entrega del auto, que inició la causa, negando haber visto la autorización que se le mostró.
En esta causa están imputados Hugo Liendro, ex jefe de Policía, por peculado y Natalia Otero, periodista por partícipe necesario para la comisión del delito.
La mujer dijo haber recibido el auto en cuestión, Peugeot 206, secuestrado por la Policía por falta de documentación, de manos de Ferraris, para la realización de trabajos solidarios. Esto fue ratificado por una testigo en el TOF.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores