lunes, 18 de septiembre de 2017

En lo que va de este mes, cinco detenidos se fugaron de celdas acondicionadas en dependencias policiales, más precisamente de General Mosconi y Tartagal, de los cuales se logró la recaptura de dos de ellos, mientras que los otros tres aún son buscados por la policía en la zona norte de la provincia.


Se trata de dos delincuentes que escaparon de la Comisaría de General Mosconi, el 8 de septiembre, mientras que el sábado pasado, en horas de la noche, otros tres presos escaparon, tras limar los barrotes de su celda, de la Comisaría 42 de Tartagal.
Estas fugas, que seguramente acarrearán las correspondientes causas penales en contra de los policías que estaban de servicio, recrudecieron las críticas de parte de los jefes policiales en contra del irregular alojamiento de los detenidos en dependencias policiales, aspecto que atañe directamente al Servicio Penitenciario de la Provincia, organismo que se encuentra bajo la supervisión del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.
Los jefes policiales recordaron que la ley Orgánica de la Policía deposita en la fuerza policial otras funciones, entre ellas la captura de las personas sospechadas de la comisión de un delito, mientras que el alojamiento y custodia de los detenidos, ya sea procesado o condenado, son responsabilidad del Servicio Penitenciario Provincia.
"El Servicio Penitenciario de la Provincia (S.P.P.S.), será el organismo técnico de Seguridad y Defensa Social que tendrá a su cargo las dependencias destinadas a la custodia y guarda de los internos procesados, la readaptación social de los condenados a sanciones penales privativas de libertad y el traslado de los internos entre los establecimientos dependientes y de éstos a los Juzgados y/o Cámaras Jurisdiccionales.", reza la Ley Orgánica del Servicio Penitenciario de la Provincia.
Frente a esta disposición, los jefes policiales insistieron en que se dé cumplimiento a dicha Ley Orgánica y que la dependencias policiales dejen de funcionar como cárceles, ya que no están acondicionadas para esa función, por lo que las fugas, posiblemente, seguirán.
Se trata de una irregularidad que le compete directamente a los funcionarios del Ministerio de Justicia, a quienes apuntaron los jefes policiales debido a que no han tomado decisiones al respecto, al menos, que eviten esta situación que, a la vista, ya no se trata de hechos aislados.
Las últimas fugas
Dos internos, de 30 y 20 años, lograron escapar de la Comisaría 45, de Mosconi. Se trata de Juan Reynaldes y Fabricio Sánchez, cuyas ausencias, según trascendió, no se advirtieron hasta 24 horas después, cuando hicieron un recuento.
Nuevo Diario Salta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores