lunes, 25 de septiembre de 2017

Se trata de Mariano Gutierrez, gerente de la Clínica Santa Clara de Asis. Quién no detuvo la operación en los quirofanos de la mencionada Clínica, a pesar de saber que estos se encuentran infectados con bacterias y virus intrahospitalarios o nosocomiales. Estos virus son resistentes a los antibioticos, pues se han fortalecido, ya que existe una falta de higiene total en el lugar y no existe plan de control de enfermedades intrahospitalarias.
Estas enfermedades endemo-epidémicas de los establecimientos hospitalarios, son controlables, si los propietarios de Clinica están dispuestos a gastar dinero y está directamente relacionada con la calidad de la atención médica de cada establecimiento.
Los dueños, el gerente y los médicos saben perfectamente la existencia de estas enfermedades, por lo tanto es su entera responsabilidad realizar cualquier operación riesgosa en estas condiciones infecciosas. Aquí entra en juego dos posturas, hacer dinero a cualquier costo o exigirles a los dueños e infectologos que mantengan en condiciones las instalaciones para poder operar sin riesgo a los pacientes ¿Y la ética profesional de los médicos? 
Desde 2007, la Clínica Santa Clara presentó un plan de adecuación de sus instalaciones ante la Dirección de Obras Privadas de la Municipalidad de Salta, por cuanto el edificio de la clínica data de 1970, sus intalaciones eléctricas y sus paredes y pisos de mosaicos agrietados son lugar de residencia de virus y bacterias intrahospitalarios, sus puertas de entrada de pacientes e insumos es la misma por donde se retira la basura hospitalaria, siendo un lugar de tránsito y contaminación sin lugar a dudas.
Asimismo la obra de adecuación no se terminó, donde estaban los baños en planta baja se construyó el laboratorio de análisis clínicos (vean el cuidado que tuvieron). En la planta baja quedó un solo baño, que es usado por niños, varones, mujeres, y personas con discapacidad, en el mismo nunca hay jabon ni papel higienico, este es el sufienciente argumento que necesitaria el secretario de control municipal para clausurar las instalaciones.
De las obras comprometidas ante la municipalidad solo se concreto el cambio de piso de la mitad del segundo piso, el SAP, propiedad de Mario del Barco y Calvo sigue con las instalaciones obsoletas y solo se construyó una división de durlock. Los respiradores de los niños también están contaminados con bacterias intrahospitalarias y se encuentran sin la homologación del INTI, obligatoria cada dos años para toda los aparatos médicos, así en el último invierno, a los niños en coma inducido, les fallaron los respiradores y tuvieron que rescatarlos, según cuentan los padres aVernoticias.com.ar.  El SAP, del segundo piso, no tiene baños para los padres de los niños. 
La planta baja sigue con las paredes y pisos en el mismo estado deplorable, el primer piso (lugar donde están los quirofanos) tiene los mosaicos y paredes de 1970, las instalaciones eléctricas están en iguales condiciones. El primer piso no tiene baño para el uso público.
El lavado de las manos de médicos y enfermeros es deficiente, puesto que las exigencias del programa nacional VIHDA, exige un lavado de manos de 10 minutos para no contaminar a los pacientes, en la Clínica Santa Clara, hay que dar gracias si se lavan las manos. 
En estas condiciones de insalubridad se realizó una operación compleja de cambio de género a una chica trans, esperemos salga ilesa de tamaña irresponsabilidad del gerente, de los médicos y su apuro de hacer dinero a costa de la vida de las personas. 
El encargado de supervisar a la Clinica Santa Clara de Asis, por parte de la municipalidad, es el Subsecretario de Control Municipal, el corrupto Nicolas Avellaneda. Por parte del gobierno provincial, es el Subsecretario de Calidad de los Servicios de Salud, el corrupto Alberto "pelao" Sánchez.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores