miércoles, 4 de octubre de 2017

La quinta audiencia subió la temperatura al juicio que se sigue en el Tribunal Oral Federal de Salta, en contra del ex juez federal Raúl Reynoso, otros cuatro abogados, dos empleados del Juzgado de Orán y la hermana de uno de ellos.


Iván Cabezas, si se quiere un directo referente de la metodología que, según sostiene la investigación llevada adelante por la Fiscalía General de Salta y la PROCUNAR, otorgaba libertades "previo pago", apuntó directamente en contra de Reynoso.
Cabezas, quien estuvo detenido en el 2015 por supuesta trata de personas y lavado de dinero, sin embargo fue sobreseído. "Este señor (señalando a Reynoso) debería explicar porque me detuvieron a mí, yo nunca tuve nada que esconder, el sí. Porque en Orán todos sabemos todo, y lo que ocurría en el Juzgado se conocía", dijo.
Su testimonio correspondía a la causa 7, es decir estaba previsto para varios meses adelante, sin embargo fue citado para la jornada de ayer. Es uno de los tres empresarios de la carne que estuvieron detenidos luego de concretarse 45 allanamientos en distintas provincias.
Como testigo Iván Cabezas acusó al ex juez Raúl Reynoso, de haberlo hecho detener injustamente y de "utilizar a su cuñado para exigirle a su familia el pago de una coima a cambio de su libertad". Le recriminó: "necesito que me diga, ¿por qué me detuvo? ¿Dónde están las pruebas de los delitos que me imputó? y le apunto con su dedo: "vos arruinaste mi vida y la de mis hijas".
Cabezas estuvo detenido en mayo de 2015, luego que la Gendarmería interceptara unas escuchas telefónicas en las que vertió amenazas de muerte contra Reynoso. Lo imputaron de lavado de activos, narcotráfico y tráfico de ciudadanos chinos. Era propietario de una cadena de carnicerías en Salta y Orán. "Luego de las causas que usted me fabricó tuve que cerrar la mayoría de los locales", le reprochó.
"No tenían nada"
"Me buscaron de todo la AFIP, me dio vuelta y como no tenía nada, este ex juez y Resnick (Rafael Resnick, por aquel año delegado Regional de la AFIP) me inventaron todo. A mí uno de la AFIP me dijo hay orden de arriba de que caigas y la orden de arriba miren de quién era (señalando a Reynoso)", dijo Cabezas.
Un hombre frontal, enérgico, sin filtros, ingresó al recinto y miró fijamente a Reynoso a la cara, como pidiéndole respuestas, llevó adelante una declaración sustanciosa a la hora de conocer datos de la forma que se solicitaba el dinero y a quien se le entregaba, tanto en su caso como en uno anterior al suyo, el supuesto intermediario habría sido Eladio Gaona.
"Estuve 60 días detenido en la Agrupación Salta, en el Escuadrón Orán y luego en la cárcel de General Güemes, no quería pagar ni 10 centavos por mi libertad, quien nada hace nada teme, porque iba a pagar", dijo. Recordó que primero pretendieron cobrarles por la libertad de los tres empresarios de la carne 15 millones, luego 3 y finalmente contra su voluntad su hermana y su esposa pagaron 100 mil pesos.
Testigo de pagos
Contó que antes de su detención le tocó ser testigo de estos pagos ya que un empleado de sus carnicerías, el ex boxeador "carioca" Aquino, fue detenido con 30 kilos de marihuana secuestradas en su propio domicilio. "Yo le lleve a su mamá (de Aquino) 40 mil pesos, y ella se los entregó a Gaona (Eladio, ex cuñado de Reynoso imputado en la causa) que estaba estacionado al frente de la casa", dijo Cabezas.
"En Orán se arreglaba todo, y cualquier empresa que hizo plata en el norte corría el riesgo que se le invente algo con tal de sacarles plata, ahora sí (mirando a Reynoso) poca cabeza juez, meterse con vueltos", agregó el testigo.
Culpó a Reynoso que por la situación que atravesó al estar detenido su patrimonio se vio seriamente afectado. "Yo tenía 22 carnicerías, ahora tengo 6 porque en aquel momento me secuestraron toda la plata que yo siempre debía tener para pagar a los frigoríficos, al no tenerla, debí cerrar muchos locales, afectó a mi familia, yo hice mi plata trabajando hombreando medias reses por años", dijo Cabezas.
Estuvo delante de Reynoso cuando los liberaron a él, a Pablo Meneses y Bruno Mazzone en el Juzgado Federal de Orán, señalando que "ese día lo único que hizo el 'señorcito´- señalando al ex juez- fue lavarse las manos, diciendo no quiero que me pase nada, yo solo cumplía con mi trabajo, la investigación es del fiscal José Luis Bruno", dijo.
Cabezas, que negó haber amedrentado o amenazado a Reynoso, solo en una conversación privada con su esposa se manifestó con algunos epítetos al conocer que la intención de sus familiares era pagar por su libertad, "en ese momento sí se me fue el bozal".
La testimonial siguió hasta las 11 aproximadamente, con preguntas de todas las partes, al momento de contestar una pregunta de otra de las imputadas, la abogada María Elena Esper, Cabezas le dijo: "que me quiere decir, usted es una delincuente y sabe de todo lo que hablo".
En algunas oportunidades el presidente del Tribunal tuvo que solicitarse a Cabezas que mantuviera las formas, entendiendo que está ante la Justicia.
Nuevo Diario de Salta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores