martes, 23 de enero de 2018

Desde el sindicato esperan que el Gobierno Provincial busque soluciones alternativas para no dejar en la calles a más de 700 trabajadores. Una de las propuestas es atraer a inversores privados.

El secretario General del Sindicato del Azúcar San Isidro, Mariano Cuenca, exigió que el ingenio continúe trabajando porque un cese de actividades perjudicaría alrededor de 1200 familias en forma directa y a todo una localidad en forma indirecta, lo que podría convertir a Güemes en un pueblo fantasma.
Cuenca sostuvo que el departamento nació con tres empresas, mientras que la principal fuente de trabajo es el ingenio que tiene una planta de 730 personas, mientras otras tantas familias dependen de este negocio en forma indirecta, por todo lo que esta actividad mueve.
El sindicalista vaticinó que si la empresa cierra en forma definitiva, lo más probable es que "se convierta en un pueblo fantasma".
El Secretario General expresó que esperan la notificación del Sindicato con el contenido de lo que se resolvió con el Gobierno Provincial y los argumentos esgrimidos por la empresa, mientras aguardan el llamado del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Sobre las expectativas, Cuenca espera que se permita la continuidad laboral con la actual gestión y que la Provincia busque otro grupo de inversores privados.
Fuente: FM 89.9

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores