lunes, 5 de febrero de 2018

La situación del norte salteño sigue siendo delicada. Miles de habitantes dependen de las condiciones climáticas en la zona, como así también de lo que ocurre en Bolivia.

Miles de personas continúan afectadas por las crecidas de los ríos del norte salteño y la situación sigue siendo delicada porque continúan las lluvias en Bolivia y las aguas bajan acaudaladas. El desborde provocó cortes de rutas y aisló a decenas de pueblos y parajes.
Mientras continúa el trabajo de los equipos de emergencia, hoy el gobernador Juan Manuel Urtubey se reunirá con los ministros que están a cargo del operativo y funcionarios que coordinan el Comité Permanente de Emergencias que se montó en todo el norte.
Los datos oficiales afirman que aún 1.000 personas aguardan ser rescatadas, quienes dependerán de la logística coordinada a través de botes y del puente aéreo que llevan a cabo efectivos provinciales junto con el Ejército y Gendarmería Nacional.
Durante el fin de semana el río destrozó la ruta 54 y dejó sin posibilidades el traslado vía terrestre de los evacuados, quienes hasta el momento son más de 2.800 personas que permanecen en los lugares habilitados por las autoridades, principalmente en Tartagal y Aguaray.
La Secretaría de Protección Civil reconoció que hubo un descenso de los niveles de agua, pero no se mostraron confiados porque el nivel sigue siendo por encima de las alertas rojas, con lo que se mantienen las guardias permanentes.
Ahora, lo prioritario será que se coordinen adecuadamente todos los esfuerzos: de los gobiernos nacional y provincial, de las organizaciones intermedias y de los salteños, se están haciendo para sacar adelante una de las zonas más castigadas ahora, y desde hace muchas décadas.
Fuente: FM 89.9

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores