jueves, 1 de marzo de 2018

Se expande el escándalo de corrupción que explotó en Brasil y llega hasta la Casa Rosada. El jefe de la inteligencia argentina cada día más comprometido.

El jefe de los servicios de inteligencia, Gustavo Héctor Arribas, habría recibido 850.000 dólares en coimas través del esquema de corrupción que se investiga en Brasil bajo la carátula de Operación Descarte, un desdoblamiento del sonado Lava Jato que conmovió al país vecino y que derivó en la megacausa Odebrecht, que tiene en la mira al jefe de los espías locales.
Así surgió este jueves en base a información dada a conocer por la Policía Federal brasileña, según datos aportados por la Justicia a medios de ese país. En ese marco, uno de los objetivos de la nueva investigación es polémico Consorcio Soma, proveedor de servicios de limpieza en São Paulo desde 2011 y que parece haber ramificado su estructura de “aportes” en toda la región.
Según el representante de la Policía Federal brasileña Victor Hugo Rodrigues Alves Ferreira, Soma estaba conectado con distintas empresas pantalla para emitir facturas que simulaban la venta de detergente, bolsas de basura para consorcios, entre otros elementos. Después de la emisión de las facturas, Soma transfería el dinero a las cuentas de las empresas.
“Ese dinero era nuevamente transferido a otras empresas pantalla con miras a simular el origen y el destino de los valores. Finalmente, los valores eran transferidos a cuentas de personas ligadas al esquema o luego remitido al exterior “, afirmó.
Además, agregó que “en el curso de las investigaciones, salió una única remesa de valores para el exterior por valor de 850 mil dólares, pasó por una cuenta en Hong Kong y se detuvo en Argentina, en una cuenta vinculada al director de Inteligencia de aquel país”, en referencia a Arribas.
El funcionario policial declaró que los responsables de la operación fueron el doblaje Alberto Youssef y el tristemente célebre empresario Leonardo Meirelles, ambos delatores del caso Lava Jato. De acuerdo con el delegado, ambos estuvieron en la Polifía Federal y ‘confirmaron que efectuaron esa transacción’.
En una nota, la PF informó que, por regla general, las empresas participantes del esquema simulaban la venta de productos al cliente del “servicio” de lavado, que entonces pagaba por productos inexistentes vía transferencias bancarias para dar una imagen legal a la operación.
Infonews
http://aerom.com.ar/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente Libremente, Sin agresiones y cuidando su vocabulario, este sitio no se hace responsable de los comentarios que realizan los lectores